Dan Coyle: Las claves del talento (la contra)

La excelencia es un h??bito?

Eso dijo Arist??teles: “Somos lo que hacemos repetidamente”. La excelencia es un habito que podemos cultivar a trav??s de una serie de mecanismos y circuitos neuronales.

Ha creado usted el club de fans de la mielina.

Esa sustancia que rodea el n??cleo de las neuronas es como la banda ancha de nuestro cerebro, pero en este caso no hay ning??n t??cnico que nos la instale; para establecerla y que nuestro cerebro funcione a mayor velocidad, fuerza y precisi??n, necesitamos pr??ctica y repetici??n.

??M??s mielina, m??s excelencia?

Exacto, y todos podemos cultivarla. El neur??logo Bartzokis, investigador de la mielina, dice que todas las habilidades, todo el lenguaje, toda la m??sica, los movimientos, est??n hechos de circuitos vivos; y todos los circuitos crecen seg??n determinadas reglas.

??Reglas que aplicaban ya los florentinos del la ??poca de Miguel ??ngel?

Pensamos que esa ??poca y ese lugar dieron una gran cantidad de talentos innatos, pero en realidad era fruto de un sistema de formaci??n en el que los ni??os a partir de los 7 a??os se convert??an en aprendices activos de grandes maestros. No escuchaban ponencias, sino que hac??an, preparaban frescos y pinturas durante diez a??os.

??Hay que volver a los oficios para superar el fracaso escolar?

La pr??ctica intensa realizada con energ??a, pasi??n y compromiso; con motivaci??n, junto con la admiraci??n por los maestros y la integraci??n de los errores como parte del aprendizaje, son las claves que he visto repetirse a lo largo de mi investigaci??n en los variopintos semilleros de talentos.

??C??mo empez?? todo?

Haciendo un reportaje sobre un club de tenis muy peque??o del que hab??a surgido un gran campe??n, me di cuenta de que ese club hab??a dado m??s campeones que todos los clubs de EE. UU. juntos.

??Qu?? entiende por pr??ctica intensa?

Al l??mite de nuestras habilidades, el objetivo debe estar siempre un poco m??s all?? de lo que damos de s??.

??De d??nde procede el combustible de la motivaci??n?

Pensamos que del interior, pero la mayor??a de las veces procede del exterior. Nada motiva m??s que hallar el ejemplo de eso en lo que queremos convertirnos.

??Qu?? diferencia a los maestros instructores de los semilleros de talentos?

No dan discursos, son an??nimos; por lo general, personas poco valoradas. Nadie conoce a Larisa Preobrazhenskaya, entrenadora de un club de tenis de Mosc?? que ha generado talentos por valor de millones de d??lares. Vi llegar a su clase a una alumna nueva.

??Y?

Larisa detuvo la clase, la mir?? y le pas?? la pelota, estableciendo con ella una conexi??n. Para esa ni??a su entrenadora se convirti?? en un referente. Y siempre daba instrucciones breves, cortas y r??pidas en el momento, mientras estaba sucediendo.

Entiendo.

Los susurradores de talento suelen ser personas mayores y humildes, atletas emocionales que saben encender la pasi??n en sus alumnos y la pr??ctica intensa. Y lo hacen con sentido del humor, herramienta b??sica para que el esfuerzo no resulte frustrante.

Las calles de Brasil producen mejores jugadores que los mejores clubs.

Los semilleros de talentos son lugares pobres que carecen de recursos pero ricos en lo que cuenta. En Brasil juegan al f??tbol sala: el juego est?? comprimido, se toca la pelota un 600% m??s que en los campos grandes; la pelota es m??s peque??a, se cometen m??s errores, por todo ello los circuitos cerebrales se activan con mucha m??s frecuencia.

??Hay que felicitarse por los errores?

Sin ellos no avanzamos. Tenemos 100.000 millas de circuitos en el cerebro, podr??amos dar cuatro vueltas alrededor de la Tierra, y lo que hacemos con esos circuitos depende de nosotros, nosotros debemos encenderlos para conseguir el talento.

??C??mo avivar el talento?

Visit?? una escuela en un barrio pobre de EE. UU. en la que hab??a una maestra que elev?? la media de las notas. Todas sus clases empezaban con la frase: “Gracias a lo que vamos a hacer ahora ir??is a la universidad”, y les explicaba las excelencias de tener una carrera. Los llevaba a visitar la universidad y a entrevistarse con universitarios de su barrio.

Despertar el entusiasmo por aprender. La gran mayor??a de los atletas con grandes marcas suelen ser los peque??os de la familia: corr??an como locos para alcanzar a sus hermanos mayores. Hay otro estudio que demuestra que los mejores pianistas se iniciaron con profesores muy corrientes pero entusiastas y cari??osos.

Un buen maestro es un tesoro, ??pero qu?? puedo hacer yo?

Yo pensaba que ser padre equival??a a desvelar el talento oculto de mis hijos. Despu??s de mi investigaci??n me he dado cuenta de que lo que debo hacer es exponer a mis hijos a cuantas m??s cosas, mejor, y fijarme en su reacci??n, ver qu?? les motiva. Y siempre hay que alabarles por el esfuerzo.

??Qu?? es lo que m??s le ha sorprendido de su investigaci??n?

Darme cuenta de que el talento no tiene tanto que ver como cre??amos con los genes. El talento se cultiva, y no es necesario ser rico.

Frases interesantes:
Necesitamos pr??ctica y repetici??n para crear mielinina: la banda ancha de nuestro cerebro.
En la ??poca de miguel ??ngel el talento era fruto de un sistema de formaci??n en el que los ni??os a partir de los 7 a??os se convert??an en aprendices activos de grandes maestros. No escuchaban ponencias, sino que hac??an, preparaban frescos y pinturas durante diez a??os.

La pr??ctica intensa realizada con energ??a, pasi??n y compromiso; con motivaci??n, junto con la admiraci??n por los maestros y la integraci??n de los errores como parte del aprendizaje, son las claves que he visto repetirse a lo largo de mi investigaci??n en los variopintos semilleros de talentos.

Practica intensa: Al l??mite de nuestras habilidades, el objetivo debe estar siempre un poco m??s all?? de lo que damos de s??.

Nada motiva m??s que hallar el ejemplo de eso en lo que queremos convertirnos.

Una alumna nueva. (entrenadora de baloncesto) Larisa detuvo la clase, la mir?? y le pas?? la pelota, estableciendo con ella una conexi??n. Para esa ni??a su entrenadora se convirti?? en un referente. Y siempre daba instrucciones breves, cortas y r??pidas en el momento, mientras estaba sucediendo.

Hay que felicitarse por los errores. Sin ellos no avanzamos. Tenemos 100.000 millas de circuitos en el cerebro, podr??amos dar cuatro vueltas alrededor de la Tierra, y lo que hacemos con esos circuitos depende de nosotros, nosotros debemos encenderlos para conseguir el talento.

Visit?? una escuela en un barrio pobre de EE. UU. en la que hab??a una maestra que elev?? la media de las notas. Todas sus clases empezaban con la frase: “Gracias a lo que vamos a hacer ahora ir??is a la universidad”, y les explicaba las excelencias de tener una carrera. Los llevaba a visitar la universidad y a entrevistarse con universitarios de su barrio.

Los mejores pianistas se iniciaron con profesores muy corrientes pero entusiastas y cari??osos.

No hay que desvelar talento oculto. Lo que se debe hacer es exponer a cuantas m??s cosas, mejor, y fijarse en c??mo reaccionan, ver qu?? les motiva. Y siempre hay que alabarlos por el esfuerzo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: